sábado, 31 de mayo de 2014

EXTRAÑA MANERA

Nada que iguale
a las caricias de tus pestañas,
cuando te demoras,
poniéndome besos
de ingle a ingle.

Extraña manera
de alterar mis células,
ya desesperadas.

             De Ángel Rebollar López (Toda reproducción del contenido, total o parcial, 
                                         ha de ser, previamente, autorizada por el autor)     

martes, 6 de mayo de 2014

SE NECESITAN



Se necesitan hombres y mujeres,
Hombres y mujeres, a los que no importe
inundarse las mejillas de lágrimas,
hombres y mujeres que reconozcan sus errores
y sepan crecer sobre ellos.

Hombres y mujeres que se reconozcan imperfectos.
Hombres y mujeres ,  a los que perdonar
y de los que poder ser perdonados.

Hombres y mujeres, locos por romper
las cadenas de la ignorancia,
hombres y mujeres que sepan
que nada ni nadie es imprescindible,
pero que en todos
y en todo, hay provecho.

Se necesitan hombres y mujeres,
cuyas riquezas sean sus actos y pensamientos,
indómitos, que se vean en el distinto,
hombres y mujeres que rompan fronteras
regalando abrazos de agua y pan,
que no cambien dignidad por poder.
Hombres y mujeres de mirada franca
y corazón abierto.

Necesitamos hombres y mujeres,
de los que dan el pecho al futuro,
con la espalda libre de pasado
y presente compartido,
de brazo largo y palabra corta.
Hombres y mujeres que amen la naturaleza,
sociales y colectivos.

Se buscan hombre y mujeres,
para inaugurar otro mundo..

             De Ángel Rebollar López ( Toda reproducción del contenido, total o parcial, 
                                                      ha de ser, previamente, autorizado por el autor)  
                               

jueves, 1 de mayo de 2014

SIEMPRE YOLANDA

 (En memoria de YOLANDA GONZALEZ, luchadora estudiantil, a sus veinte años                                fue secuestrada, torturada y asesinada por el fascio y cuerpos de seguridad del                                      estado, el 1 de febrero de 1980. SIEMPRE VIVA COMPAÑERA)

Qué fácil es quebrar
el tierno tallo de la amapola,
tan sencillo clavar en él la uña,
hasta notar la viscosidad de su savia,
por donde la vida espira.

Pero más terca es la memoria,
empeñada en ser mantenedora
de su belleza, de sus rojos
y aterciopelados pétalos.

De igual manera, no hay olvido para ti,
así es Yolanda, justo así
te hiciste perdurable.
Tú generosa y abnegada entrega
está instalada, de ocupa,
en miles de corazones
que, negamos la rendición
aunque perdamos batallas.

Como bien sabes, Yolanda,
sólo el que brega en el combate,
es capaz de ganar la guerra,
así aprendimos que la libertad
y la dignidad, no son valores de cambio.

Yolanda, tan sólo lo que ya sabes,
que los que aquí estamos,
los que seguimos en el camino,
continuamos paseándote
por los campos de la injusticia,
dándonos la fuerza de la resistencia
necesaria, para no capitular.

Ya ves Yolanda, baldío
el esfuerzo asesino del fascio,
quebrándote, sólo consiguieron
llenar los campos con la libertad
de tiernas y persistentes amapolas
de terciopelo rojo.

                          De Ángel Rebollar López ( Toda reproducción del contenido, total o parcial,
                                                                       ha de ser autorizado, previamente, por el autor)