lunes, 23 de abril de 2012

SE FUE Y SE QUEDÓ




Se fue Maru
cómo y cuando decidió,
sin hacer ruido
marcando el camino de la coherencia.

Se agotó en su lucha
contra el cáncer cabrón,
fueron años
echándole un pulso de titanes.

Se fue y nos dejó
yéndose tranquila y sin dolor,
ayudada por un médico
que le ofreció dignidad en el óbito.
Tomó el tiempo necesario para despedirse
sin alboroto, sin drama, con clarividencia.

En su tránsito se dejo acompañar
por el canto y el ritmo de la guitarra
de su hermano Rafael,
también la acariciaron los de Katy Dada
que con tanto sentimiento
nos contó el dolor de Haití.

Los que disfrutamos de su existencia
nos quedamos con su esencia,
su energía con nosotros
ya definitivamente
ocupando un lugar especial
en nuestros corazones.

Se fue  y se quedó
en todos los que la disfrutamos,
merecedora del descanso eterno
amada sin caducidad.

Quien no se separó de ella
acompañándola siempre
en cada minuto de su combate,
Ferdy, otro ser único,
supo enjuagar los malos ratos
sacando sonrisas de los buenos.

Amados los dos,
ejemplo ambos,
con ellos eternamente.


                     De: Ángel Rebollar ( cualquier utilización, total o parcial, del contenido
                                                     ha de ser autorizado previamente por el autor)
                                                           

jueves, 19 de abril de 2012

REGRESANDO A ÍTACA


Concluida la larvada batalla,
recompuestas, no del todo, las heridas,
recogidos y agrupados mis pertrechos
abandono con decisión el lugar,
al que no debo volver
inducido por el mismo animo.

Mientras me alejo regresando a mi Ítaca,
como Odiseo, oigo en la lejanía
los cantos encantados de las sirenas,
que se van abandonando en la distancia
en cada uno de mis decididos pasos.

Ahora que la brisa me tañe
la teñida frente golpeada,
lanzo al aire una mirada en busca
del pájaro de plumas multicolores
para que aventeé mi espíritu  
en el deseo, loco de supervivencia,
que sus colores dibujen sonrisas
matizadas por su variada paleta cromática,
con la seguridad y si no,
en el necesario empeño deseado,
de que las cicatrices conjuradas
no hereden la amargura de lo acontecido.

Busco entonces el merecido encuentro
con geografías dulces y placidas,
donde remansar mis ansias
recomponiendo la estructura suficiente
que agudice y eleve mi renovada mirada.


                     De: Ángel Rebollar ( cualquier utilización, total o parcial, del contenido
                                                     ha de ser autorizado previamente por el autor)

miércoles, 18 de abril de 2012

LA CASA AÑIL


Mi distraído caminar,
culpable de esta ausencia de norte,
acercó mis pies a la casa añil
donde me mezo en imágenes
envueltas en hermosos poemas.

Obnubilado por tanta belleza
confundo la flor de los almendros
con otras que la nieve tardía crea,
utilizándolas para adornar las ramas
de aquellos arboles todavía desnudos.

En el deambular me encuentro con piedras
que en ocasiones facilitan mi paseo,
otras, teñidas y gélidas, dificultan mi transito
pero todas acompañan mis pasos.

Así, la naturaleza aúna la primavera
con los últimos devaneo  
de este largo e impasible invierno.

Tan grande es mi disfrute
que no tardaré en perderme,
siguiendo la estela de este latigazo,
con el que los cielos se visten de añil
acercándome irremediablemente a ti,
a esa vera primera del estío
convirtiendo lo mustio en vital,
los grises y desnudos
en arropadas policromías,
cambiando el frio de recogimiento obligado
por andanadas de trinos
y otras plurales manifestaciones de vida
con que, la naturaleza nos agasaja.


Me uno con decisión
a las temperaturas anheladas
por mi espíritu y cuerpo,
mientras las arenas de la playa
empiezan a refracta la luz cruda
del verano deseado.


                   De: Ángel Rebollar ( cualquier utilización, total o parcial, del contenido
                                                   ha de ser autorizado previamente por el autor)

lunes, 16 de abril de 2012

ME DUELES ESPAÑA



Me dueles mala y saturnina Madre
me sigues doliendo y no sabes cuánto,
por todos los que ocultas en tus entrañas,
en esas tierras que muchos
de los que ahora escondes,
labraron para hacerte fértil
regándote con su sudor esforzado,
enriqueciendo, así, a sus asesinos.

Me dueles como no puedes imaginar,
por los miles de maestros que mal acoges
que dando su conocimiento hicieron hombres
y mujeres con criterio, más libres,
incluso a los cachorros de sus fratricidas.

Así es, me dueles eternamente
por tanto trabajador de habilidad rota:
ferroviarios, mineros, metalúrgicos,
administrativos, funcionarios,
campesinos, obreros.. sindicalistas o no, médicos,
abogados, pintores, músicos, comediantes,
escritores de fábulas, historias y eternas poesías,
ellos, que te estercolan sin remedio.

Claro, también me dueles y horrorizas
por tantas mujeres: madres, hijas, hermanas,
abuelas, compañeras..casadas o no,
que con habilidad incontenida engulliste
después de sufrir inútiles ultrajes,
solo por eso, por ser mujeres: madres, hijas,
hermanas, abuelas, compañeras..casadas o no
y como todos culpables de buscar la libertad,
la equidad y el apoyo mutuo entres los humanos.

Me dueles..como una tremenda indigestión,
por ello te exijo el vomito necesario
que de consuelo a tanto hueso de injusto óbito,
¡ porque ya no puede haber justicia !,
al menos, ofrece el descanso requerido
al osario cierto, de los que tanto te amaron
alimentándote con su sangre..carroñera Madre.
             
         De: Ángel Rebollar (Cualquier utilización del contenido, total o parcial
                                        ha de ser aceptada, previamente, por el autor)